Director iraní Ashgar Farhadi no acudirá a los Oscar, tras decreto de Trump

El director iraní Ashgar Farhadi ha anunciado este domingo que no acudirá a la gala de los premios de la Academia de Hollywood por la orden ejecutiva dictada el viernes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y que afecta a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, Irán entre ellos, al prohibir su entrada en EEUU durante un tiempo mínimo de 90 días.

Esta decisión fue avanzada ayer por el responsable de la ONG Consejo Nacional Iraní Americano, Trita Parsi, y ha sido ratificada por el propio director — cuya película The Salesman está nominada al premio a Mejor película de Habla no Inglesa — a través de un comunicado publicado por The New York Times.

Aquí tenéis su declaración íntegra. El original en inglés, aquí.

Lamento anunciar a través de este comunicado que he decidido no acudir a la Ceremonia de los Premios de la Academia junto a mis compañeros de la comunidad cinematográfica.

A lo largo de los últimos días y a pesar de las injustas circunstancias que han ocurrido para los inmigrantes y viajeros de diversos países hacia Estados Unidos, mi decisión había sido la misma: asistir a la ceremonia y expresar mis opiniones sobre estas circunstancias a la prensa que cubría el evento. No tenía la intención de faltar al evento ni quería boicotear el show como una muestra de denuncia, pues conozco que muchos integrantes tanto de la industria del cine como de la Academia de las Artes y las Ciencias se oponen al fanatismo y al extremismo que hoy están sucediendo más que nunca. Tal y como informé a mi distribuidor (nota: Amazon y Cohen Media Group) el día antes de las nominaciones, asistiría a la ceremonia junto a mi director de fotografía (Hossein Jafarian), bajo la creencia de que estaría presente en este gran evento cultural

Sin embargo, ahora parece que la posibilidad de mi presencia se ha visto acompañada de condiciones y obstáculos que considero inaceptables aunque se hubiera decidido aplicar una excepción en mi caso. Por lo tanto, quiero transmitir en este comunicado lo que habría dicho a la prensa si hubiera viajado a Estados Unidos: los radicales, a pesar de sus nacionalidades, discusiones políticas y guerras, entienden y aprecian el mundo de la misma manera. Para hacerlo no tienen más elección que recurrir a la vía del ‘nosotros y ellos’, que usan para crear una imagen aterradora del ‘ellos’ y para atemorizar a los ciudadanos de sus propios países.

No está limitado a Estados Unidos; en mi país los radicales son iguales. Durante años, y a ambos lados del océano, grupos de extremistas han intentado presentar a su pueblo una imagen irreal y terrorífica de varias naciones y culturas para convertir sus diferencias en desacuerdos, sus desacuerdos en enemistades y sus enemistades en miedos. La capacidad de inspirar miedo en la población es una herramienta importante que los individuos de mente estrecha usan para justificar un comportamiento fanático y extremista.

Sin embargo, creo que los parecidos entre los seres humanos de esta tierra y sus varios países, y el que existe entre sus culturas y confesiones, pesan mucho más que sus diferencias. Creo que la raíz de muchas de las hostilidades en los países del mundo hoy en día debe encontrarse en las humillaciones recíprocas que han padecido en sus respectivos pasados y, de esto no cabe duda, creo que la humillación que padecen hoy será la semilla de las hostilidades del mañana. Humillar a una nación bajo el pretexto de una garantía de seguridad no es un fenómeno nuevo en la historia y siempre ha sembrado el terreno para la creación de enemistades y divisiones futuras. Expreso aquí por lo tanto mi condena ante las injustas condiciones que han sido impuestas sobre algunos de mis compatriotas y ciudadanos de los otros seis países que intentan entrar en Estados Unidos por la vía legal, y espero que la situación actual no abra la puerta a nuevas divisiones entre las naciones”.

Asghar Farhadi, Irán

Hay que apuntar, por último, que antes de que Farhadi ratificara su ausencia de la gala, la Academia de Hollywood se manifestó ayer por la noche en relación a su, entonces, probable ausencia. Nuevamente, comunicado textual en cursiva. El original, aquí, en Los Angeles Times.

“La Academia celebra los logros del arte del cine, que buscan trascender fronteras y comunicarse con las audiencias del mundo entero sin importar sus diferencias nacionales, étnicas o religiosas. Como defensores de los cineastas — y de los derechos humanos de todos los pueblos — del mundo entero, nos parece extremadamente preocupante que Ashgar Farhadi, director de la oscarizada película Una Separación, junto al reparto y equipo técnico de su película nominada este año, The Salesman, pueda ver prohibida su entrada en el país por su religión o su país de origen”.