Las redes sociales en las campañas, en la Opinión de Humberto Gutiérrez

De acuerdo con el INE – Instituto Nacional Electoral – en este año de elecciones por los primeros seis meses se han de gastar 24 mil doscientos millones de pesos. Esta cantidad incluye 6 mil setecientos mdp para los 9 partidos y los candidatos independientes y los gastos inherentes a la instalación de 156 mil casillas, estarán en juego 3 mil 406 cargos de elección lo que significa 60 % más que en la elección de 2012, cuando hubo 2,127.

La carrera presidencial comenzó desde el pasado 14 de diciembre con las precampañas que concluyen en marzo, el proceso electoral 2018 enfila hacia una meta: ganar la jornada del primero de julio próximo, el premio mayor es la Presidencia de la República.

Hasta ahora son tres los candidatos seguros: JOSÉ ANTONIO MEADE, de la alianza PRI-PVEM-Panal; ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, que va por Morena en alianza con el PT y Partido Encuentro Social, y el panista RICARDO ANAYA como abanderado de México al Frente, que integran PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Irán por el voto de 88 millones de mexicanos registrados en el padrón electoral, son 9 millones más que hace 6 años. No obstante, habrá que esperar la abstención, estuvo en un rango de 22.84% en 1994, creció a 41.45% en 2006 y bajó a 36.92% en 2012, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional Electoral (INE).

Más de 6 millones de jóvenes de entre 18 y 20 años de edad podrán votar por primera vez en una elección federal este año nacidos después de 1997, justo el año en el que el PRI perdió la mayoría en el Congreso y la capital del país, lo que precipitó la primera alternancia a nivel presidencial en el año 2000. Representan al México nuevo a la transición democrática.

Si se mantuviera el ritmo de abstención de 2012, y el margen de triunfo del ganador esos votos de los jóvenes pueden marcar la diferencia.

Esto hará especial su participación en los comicios de este año, en los que se renovarán la Presidencia, el Senado, la Cámara de Diputados, ocho gubernaturas, la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, 27 congresos locales y más de 2 mil alcaldías en 25 entidades.

Hoy se tienen partidos equilibrados, hay elecciones competidas, un cierto equilibrio de poderes, congresos plurales, fenómenos de alternancia, cosas que no teníamos antes, cuando era hegemónico el PRI gobierno.

Estos Jóvenes que aseguraron que las elecciones son una oportunidad de cambio, a pesar de que desconfían en la limpieza del proceso y tienen más información.

Habría que considerar un factor más en esta elección, es el uso de Internet y las redes sociales.. Ya en la elección federal anterior, “6 de cada 10 electores siguieron las campañas presidenciales de 2012 a través de Internet y 43% de los usuarios asignó una influencia considerable a este medio en las elecciones”, analiza la académica Paola Ricaurte en su investigación “Tan cerca de Twitter y tan lejos de los votantes”, elaborada en 2013.

En las elecciones de este año, por lo tanto, habrá que ver cuánto aumenta el nivel de influencia de las redes sociales en los votantes.

Por lo pronto, dicen los expertos en imagen pública y campañas políticas que ya hay pronósticos. Vamos a entrar en un proceso electoral y a unas campañas donde quien gane la elección o quien pierda la elección va a ser a partir de su capacidad de comunicar estratégicamente su mensaje y promocionar su imagen a través de las redes sociales.

Mientras esto sucede, el país tendrá que esperar por una nueva revisión de la ley electoral para regular el uso de internet en campañas, pues la vigente (de 2014) no previó estos fenómenos.

De 2015 a la fecha, el mapa político nacional ha cambiado. Ese año tres partidos (PRI, PAN y PRD) dominaban en los congresos locales. Para 2017 eran seis los que participaban en los legislativos locales, de acuerdo con el Informe Legislativo 2017, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Ya veremos cómo cambia la conformación después de julio de 2018. Por lo pronto, en el ámbito federal ya están amarradas las alianzas entre partidos. Como es costumbre, PRI, PVEM y Panal irán juntos con JOSÉ ANTONIO MEADE; PAN, PRD y Movimiento Ciudadanos formaron México al Frente, que llevará como candidato a RICARDO ANAYA, y Morena va con el PT y el PES para apoyar a ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

No hay encuesta que al dia de hoy no marquen como favorito a

López Obrador a la cabeza en la intención del voto, pero el PRI confía que MEADE subirá en las preferencias conforme avance el reloj electoral y sume apoyos.

Por lo pronto, cuenta con su muy cercano amigo ERNESTO CORDERO, senador del PAN, para ganar el respaldo de los panistas que le han vuelto la espalda a la alianza electoral de su partido con el PRD y el Movimiento Ciudadano.

Allí una de las fortalezas de PP MEADE, el primero en la historia reciente de México que no ha necesitado de militancia en un partido para arribar a una candidatura presidencial.

Tal vez porque nada hay en este momento que despierte más desconfianza a los ciudadanos que los partidos políticos. En este momento, sólo 9% de los mexicanos confía en ellos, lo que los coloca en su peor nivel en 22 años, de acuerdo con los resultados de la encuesta anual Latinobarómetro 2017.

Esta desconfianza, sin embargo, no hace mella en el nombre de López Obrador, que va por su tercera candidatura presidencial a los 63 años recién cumplidos. Será el de mayor edad en esta contienda, pero es el mejor posicionado hasta ahora entre los jóvenes. El líder de Morena concentra una preferencia de voto de 34% entre los mexicanos de 18 a 29 años, de 32% entre los de 30 a 49, y de 27% entre los de más de 50 años.

Pero todavía es muy pronto para prever lo que sucederá en los siguientes meses de esta batalla electoral sin cuartel para ocupar la Presidencia de 2018-2024.

MI CORREO: humbertografico@yahoo.com.mx twiter @cartelera1997