Qué profesiones tienen más futuro en las pymes

Las pequeñas empresas ofrecerán más de 1,6 millones de empleos en los próximos diez años. Sobre todo en puestos de alta cualificación. Las pymes constituyen la principal fuente de empleo en España y lo seguirán siendo en los próximos años. De hecho, podrían generar más de 1,6 millones de puestos de trabajo en los próximos 10 años, según el Informe anual de Empleo en las Pymes elaborado por Cepyme y Randstad.

La mayoría se creará en los próximos cinco años, según explicaba Antonio Garamendi, presidente de Cepyme, en el acto de presentación del informe. Garamendi aseguró también que el principal mapa de riesgos “está más relacionado con la inestabilidad política que con las incertidumbres económicas”.Por su parte, el presidente de Randstad para España y Portugal, Rodrigo Martín, comentó que el tamaño de las pymes españolas era un 12% inferior a la media europea.

“Les cuesta superar la barrera de los 50 empleados, quizá por las exigencias normativas a las que se enfrentan las empresas a partir de ese tamaño. Si se relajaran, podrían crecer y ser más competitivas”, afirma.Alta cualificaciónUna de las principales conclusiones de este informe es que las pequeñas y medianas empresas demandarán cada vez más profesionales con un alto nivel de cualificación. Una tendencia que ya se ha apreciado en 2017. El 86% de los nuevos afiliados en este periodo se encuentra en las tipologías de empleo que requieren ciertos niveles de cualificación, especialmente en el sector servicios.

La ministra de empleo, Fátima Báñez, se mostró satisfecha con este dato, ya que, según explicó, los objetivos del Gobierno en esta área se miden en términos cuantitativos, pero también cualitativos, lo que implica la creación de puestos de trabajo más estables, con un mayor grado de conciliación con la vida familiar y que faciliten una formación permanente.Esta demanda de profesionales tendrá lugar en una etapa en la que la inteligencia artificial (IA) irá ganando cada vez más protagonismo.

En este sentido, algunos estudios apuntan a que la llegada de la IA al mundo laboral no tiene por qué traducirse en una destrucción total de empleo, sino más bien en un cambio de paradigma. De este modo, la demanda de profesionales cualificados irá aumentando a medida que las máquinas se centren en las tareas de menor valor añadido. La cuestión es si las pymes serán capaces de seleccionar y retener el talento necesario para cubrir los puestos de trabajo que demandarán en el futuro.

Sectores en el focoLos sectores más activos en la búsqueda de nuevos trabajadores se corresponden con aquellos en los que se prevé una mayor actividad, como administración, hostelería, ciencias sociales, matemáticas e ingeniería. Pero aquellos profesionales que las pymes tendrán más dificultades para localizar son los ligados al ámbito de la gestión comercial, los empleados del comercio, de la hostelería, los trabajadores en obras estructurales de construcción así como los profesionales de apoyo en el ámbito de las finanzas, la gestión, los servicios jurídicos y la digitalización.Las perspectivas de cara al corto y medio plazo anticipan que las pymes seguirán creando empleo, aunque a un ritmo más moderado que en los años anteriores. Así, las estimaciones de Boletín trimestral de Empleo en las Pymes apuntan a que en 2018 y 2019 las pequeñas empresas crearán más de 585.000 empleos.

Recuperación desde la crisis
Un año más, las pymes han sido las grandes generadoras de empleo en España. En 2017 fueron las responsables de la creación de 380.000 puestos de trabajo, lo que implica un crecimiento del 4,1%, medio punto por encima de la tasa general. Por tipologías, las pequeñas y medianas empresas fueron las más activas en creación de empleo, mientras que los empleados por cuenta propia y las microempresas fueron los segmentos menos dinámicos.

No obstante, las pymes aún tienen un largo camino por recorrer para situarse en los niveles de empleo previos a la crisis. A cierre de 2017 se habían recuperado menos del 50% de los empleos destruidos en los últimos diez años. Además, las pequeñas y medianas empresas registran un nivel medio un 12% inferior a los niveles previos.