Trump y May acuerdan colaborar para responder al supuesto uso de armas químicas en Siria

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y la primera ministra británica, Theresa May han acordado este jueves mantener una estrecha colaboración para desalentar el uso de armas químicas en Siria.

Durante una conversación telefónica ambos líderes han acordado que “era vital que el uso de armas químicas no fuera indiscutible, y sobre la necesidad de disuadir el uso posterior de armas químicas por parte del régimen de Assad”, informa ‘Independent’.
El mandatario estadounidense se reunió este jueves con su equipo de Seguridad Nacional para tratar la situación en Siria y “no se ha tomado una decisión definitiva”, informa el diario The New York Times, citando un comunicado de la Casa Blanca.

“Continuamos evaluando [los datos] de inteligencia y estamos en conversaciones con nuestros socios y aliados”, señala el documento, y agrega que Trump mantendrá la tarde de este jueves conversaciones telefónicas con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y con la primera ministra del Reino Unido, Theresa May.

El Gabinete del Gobierno de Reino Unido, por su parte, también ha dispuesto este jueves que su primera ministra, Theresa May, coordine con Estados Unidos y Francia la reacción británica al presunto ataque químico que tuvo lugar en Duma (Guta Oriental, Siria) el pasado 7 de abril.

Además, la Administración May ha denunciado que el Gobierno de Siria “tiene un historial de uso de armas químicas” y ha indicado que “es muy probable que el régimen de Assad sea el responsable” de ese presunto ataque.

“No tenemos evidencia”
Mientra stanto, el jefe del Pentágono, James Mattis, reconoció que EE.UU. no tiene pruebas del uso de cloro o sarín en el presunto ataque del 7 de abril en la localidad siria de Duma. Según Mattis, la única prueba del Pentágono de que este incidente tuvo lugar provino de informes de medios.

“Ha habido varios ataques de este tipo. En muchos casos, usted sabe que no tenemos tropas, no estamos involucrados en el terreno allí, así que no puedo decir que tuviéramos pruebas, a pesar de que contáramos con muchos indicios de medios y redes sociales de que se usó cloro o sarín”, ha admitido Mattis al ser preguntado en el Congreso por el presunto ataque en la ciudad siria de Duma.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, por su parte, ha afirmado que no se encontraron ni heridos ni cuerpos de víctimas en Duma (Siria) tras el supuesto ataque químico reportado en el lugar.

Expertos militares rusos en radiación, químicos y protección biológica tomaron “muestras de suelo” en el lugar del supuesto incidente y su análisis “mostró la ausencia de sustancias nerviosas y tóxicas con cloro”.

“Como resultado del análisis del territorio, de visitas a las instituciones médicas que aparecen en las grabaciones de los Cascos Blancos y entrevistas con el personal médico y pacientes, no se ha revelado ningún caso de utilización de sustancias tóxicas, tampoco hay heridos entre los residentes de esta ciudad”, aseguró un representante del Estado Mayor ruso, el teniente general Víktor Poznijir.