Expertos de EE.UU. y Europa muestran “profundo pesimismo” respecto a las relaciones transatlánticas

La difícil relación ya existente entre EE.UU. y Europa enfrentará serios desafíos en los próximos meses, opina Bruce Stokes, director de actitudes económicas globales en el Pew Research Center, en un artículo para The Hill.

Además de la fecha límite del 12 de mayo, que puso el presidente de EE.UU., Donald Trump, para que sus socios europeos decidan cómo manejar el acuerdo nuclear con Irán, ya hay diversas diferencias transatlánticas respecto a los aranceles al acero introducidos por Trump y la forma de cómo lidiar con Rusia, Irán y Corea del Norte, indica el autor.

El autor ha llegado estas conclusiones tras una nueva encuesta a 373 expertos en política exterior, seguridad nacional y economía (de ambos lados del Atlántico) realizada por Pew Research Center, en asociación con el centro German Marshall Fund (GMF) de EE.UU. Sus resultados sugieren que “EE.UU. y Europa pueden ser incapaces de unirse tan efectivamente como en el pasado”.

Las razones de la desconfianza
Cuando hace un año Pew Research Center encuestó a los mismos expertos, 6 de cada 10 anticiparon que la seguridad económica, nacional y las relaciones diplomáticas entre Washington y Europa empeorarían debido a las políticas de la administración Trump. Este año, 9 de cada 10 expertos estadounidenses encuestados creen que la diplomacia transatlántica se ha vuelto más tensa y difícil en comparación con el año pasado, mientras que 8 de cada 10 expertos europeos opinan lo mismo, aseguró Stokes.

“Tales preocupaciones son, en parte, un reflejo de hasta qué punto la confianza en el presidente de EE.UU. y la imagen de EE.UU. han caído ante los ojos de los europeos”, subraya el autor.

Oriente Medio y Corea del Norte
8 de cada 10 expertos en política transatlántica opinan que el traslado planeado por Washington de su Embajada a Jerusalén desde Tel Aviv (Israel) dificultará la resolución del conflicto palestino-israelí. Asimismo, dos tercios de los expertos dicen que el enfoque de la administración Trump hacia Irán ha sido perjudicial para la estabilidad en la región.

Aproximadamente 6 de cada 10 creen que las relaciones de Washington con Pionyang han hecho menos probable un acuerdo sobre el programa de armas nucleares de Corea del Norte. “La encuesta se realizó antes de que el presidente Trump anunciara su intención de reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un”, precisa el autor.

¿Cómo manejar a Rusia?
Con respecto a la política de Trump hacia Rusia, el 92% de los expertos estadounidenses encuestados opinan que su presidente “no ha sido lo suficientemente duro con Rusia”. La misma opinión tiene solo el 61% de sus contrapartes de Europa, mientras que un cuarto de los encuestados en el Viejo Continente cree que Trump ha acertado con su política hacia Moscú.

“Los estadounidenses y los europeos dentro de la comunidad transatlántica también difieren en qué hacer respecto a la difusión de noticias falsas. La mayoría de los líderes del pensamiento europeo, el 55%, dice que las redes sociales deben estar reguladas para abordar la difusión de información falsa, incluso si puede limitar la libertad de expresión”, explica Stokes.

Los expertos estadounidenses, por su parte, no están de acuerdo: el 53% de ellos opina que la libertad de expresión en línea debe ser protegida, “incluso si eso significa que puede haber información falsa compartida en las redes sociales”.

Opiniones divergentes
Los lazos entre Washington y Europa ya han enfrentado tiempos turbulentos con anterioridad, y los líderes del pensamiento de ambas orillas a menudo han sido fundamentales para ayudar a solventar las diferencias, indica Stokes.

“El profundo pesimismo, las opiniones divergentes sobre políticas clave y las opiniones cambiantes del liderazgo internacional pueden obstaculizar la capacidad de los expertos en política exterior, seguridad nacional y economía en EE.UU. y Europa de repetir sus roles como administradores de la relación transatlántica. Los próximos meses revelarán si la comunidad política está a la altura de la prueba”, concluye el autor.