Café en el embarazo, otra razón para no tomarlo

Hay nuevas evidencias de que incluso unas cantidades moderadas de cafeína consumidas por la madre embarazada podrían afectar al peso de su hijo años después.

El efecto general fue pequeño: un promedio de una libra adicional (0.45 kilos) a los 8 años de edad. Pero los hijos de las mujeres que más cafeína consumieron durante el embarazo tenían un 66 por ciento más de

“Los resultados respaldan las recomendaciones actuales de limitar el consumo de cafeína durante el embarazo a menos de 200 miligramos [mg] de cafeína al día, que equivale a aproximadamente dos a tres tazas de café solo”, señaló la investigadora líder, Eleni Papadopoulou, del departamento de exposición ambiental y epidemiología del Instituto Noruego de Salud Pública, en Oslo.

“Pero encontramos asociaciones con el consumo de cafeína también con una ingesta por debajo de 200 mg”, advirtió.

Aunque este estudio no puede probar que la cafeína en sí hiciera que los niños aumentaran de peso en exceso, plantea la pregunta de si las mujeres deberían evitar la cafeína del todo durante el embarazo, apuntó Papadopoulou.

Es importante que las mujeres embarazadas sean conscientes de que la cafeína no solo proviene del café, sino también de los refrescos y las bebidas energéticas, que pueden contribuir mucha cafeína al consumo diario, planteó.

Y un experto anotó que la cafeína en sí quizá no sea la culpable, dado que muchas de las mujeres del estudio la consumían al beber refrescos y comer dulces.

En el estudio de casi 51,000 mujeres y sus bebés, el consumo promedio de cafeína durante el embarazo se vinculó con un riesgo casi un 15 por ciento más alto de que un niño aumentara de peso en exceso. Un consumo alto de cafeína se vinculó con un riesgo un 30 por ciento más alto, encontraron los investigadores.

Y la exposición prenatal a cualquier nivel de cafeína se asoció con un aumento en el riesgo de un niño de tener sobrepeso a los 3 y a los 5 años de edad.

Ese aumento de peso en exceso solo duró para los niños de 8 años cuyas madres consumieron niveles muy altos de cafeína durante el embarazo.

Los niveles muy altos de consumo de cafeína durante el embarazo se vincularon con un exceso de peso de menos de una libra (0.45 kilos) hasta los 5 años, pero de poco más de una libra a los 8, reportaron los investigadores.

“El consumo materno de cafeína podría modificar la trayectoria general de aumento de peso del niño desde el nacimiento hasta los 8 años de edad”, escribieron los investigadores.

“Los resultados amplían las evidencias que respaldan el consejo actual de reducir la ingesta de cafeína durante el embarazo, e indican que en realidad quizá sea aconsejable una evitación total”, concluyeron los autores del estudio.

En el estudio, el equipo de Papadopoulou preguntó a mujeres que estaban en la semana 22 del embarazo cuánta cafeína consumían.

Las fuentes de cafeína incluyeron el café, el té negro, los refrescos y las bebidas energéticas con cafeína, el chocolate, la leche con chocolate, las cremas para sándwiches, los postres, los pasteles y los dulces.

as mujeres se agruparon según la cantidad de cafeína que consumían al día: de 0 a 49 mg se consideró baja, de 50 a 199 mg se consideró promedio, de 200 a 299 mg era alta, y de 300 mg o más se consideró muy alta.

Los investigadores hicieron un seguimiento del peso, la estatura y la longitud corporal de los niños hasta los 8 años de edad.

Entre las mujeres, se clasificó que el consumo de cafeína del 46 por ciento era bajo, el del 44 por ciento era promedio, el del 7 por ciento era alto, y el del 3 por ciento era muy alto.

Las mujeres que consumían unas cantidades altas de cafeína eran más propensas a tener más de 30 años de edad, a tener más de un hijo, a consumir más calorías y a fumar durante el embarazo, mostraron los hallazgos.
Gran parte de la cafeína que las mujeres consumían provenía de bebidas azucaradas y dulces, anotó.

“Si no se puede separar la cafeína del azúcar, es difícil probar que la cafeína sea el problema”, explicó Roslin.

“Me aventuraría a decir que si realizaran el mismo estudio con café negro, donde el azúcar se hubiera eliminado, los resultados no serían los mismos”, añadió Roslin.

El informe aparece en la edición en línea del 23 de abril de la revista BMJ Open

Además, las mujeres con una ingesta muy alta de cafeína eran más propensas a tener un nivel educativo bajo y a haber sido obesas antes del embarazo, encontraron los investigadores.

El Dr. Mitchell Roslin, jefe de cirugía de la obesidad en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, se mostró en desacuerdo con que la cafeína fuera el motivo del aumento de peso observado en los niños del estudio. “Es probable que la cafeína no sea buena para uno, sobre todo en dosis altas”, dijo.