El regate del Liverpool al Ramadán para la final de Champions contra el Real Madrid

Con sufrimiento, pero el Liverpool consiguió el pase a la final de la Champions League. Su rival en Kiev será el todopoderoso Real Madrid, pero el club de Merseyside tendrá un contratiempo extra que salvar: el del Ramadán que han de cumplir dos de las estrellas de su tridente, Mohamed Salah y Sadio Mané.

Una problemática (desde el punto de vista deportivo, se entiende) que se podrá ver frenada gracias a una excepción que permiten los preceptos a los que se acoge la ley musulmana para regir la vida espiritual de los creyentes. Lo cuenta el encargado de Asuntos Culturales del Centro Cultural Islámico de Madrid, Sami el Musheawi, en una entrevista a As. La clave es la distancia recorrida por el equipo de Jürgen Klopp para jugar la finalísima.

“Hay unos preceptos en el Ramadán para no realizarlo, y uno de ellos es viajar a más de 84 km de tu casa. Se acaba de lanzar además un dictamen religioso de las autoridades en la que decidieron que pueden, bajo este concepto de la distancia, dejar de ayunar algunos jugadores porque están en viaje”, asegura El Musheawi.

Así, Salah y Mané quedarían a salvo del ayuno obligatorio que impone el Ramadán debido al largo viaje a Kiev. Tanto antes como después, los dos africanos podrían seguir con su Ramadán, para retomar los días no realizados meses después.

La final es el 26 de mayo, y este periodo comienza de mediados de ese mes hasta mediados de junio. En este tiempo, los creyentes deben permanecer sin comer entre la salida y la puesta del sol. En el caso de los jugadores, aunque está permitida la ingesta de agua para refrescarse, podría mermar su rendimiento en una fecha tan señalada como la final de la Champions.

El Real Madrid también estaría afectado por esta circunstancia, aunque menos si se atiende a lo estrictamente deportivo. Achraf Hakimi (que parte con escasísimas opciones de jugar en Kiev) es el único jugador de los blancos que se vería afectado por el Ramadán. Para él también sería admisible la excepción que permitirá al Liverpool contar con su tridente ofensivo al completo y en plena forma.