OEA sube presión contra Venezuela

Siete países de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre ellos México, presentaron el lunes un proyecto de resolución sobre la situación en Venezuela, borrador que podría someterse a votación este martes, en el que invocan la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana contra este país latinoamericano.

De aprobarse el texto, se convocaría a una reunión extraordinaria del organismo para constatar la ruptura democrática en Venezuela y tomar la decisión de suspenderlo de la OEA.

“La suspensión no es una meta en sí misma, pero mostraría que la OEA respalda sus palabras con acciones y enviaría una señal poderosa al régimen de Maduro”, sentenció el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, uno de los países impulsores de la expulsión de Venezuela.

Para ello, sería necesario el apoyo de dos tercios de los integrantes de la OEA a través de 24 votos, cifra que aún no se tiene, pero que podrían obtener, aseveraron los impulsores de esta medida.

El canciller mexicano, Luis Videgaray Caso, advirtió ante la Asamblea General de la OEA, que inició el lunes en la capital de Estados Unidos, que México no se va a callar ante las rupturas democráticas en el continente.

“México seguirá haciendo sus mayores esfuerzos democráticos para promover que la democracia se establezca [en] donde se ha roto, en cualquier rincón del continente”, resumió el canciller, posicionando al país como uno de los principales de la región en la exigencia de cambios para superar la crisis venezolana.

Para Videgaray, defender la democracia es una “obligación jurídica”, y criticó que el gobierno venezolano se escude en los derechos de autodeterminación y soberanía para no aceptar la crisis democrática que vive.

Por su parte, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, llamó a la OEA un “cartel organizado” contra su país, liderado por el “sicario general”, en referencia al secretario general Luis Almagro, y aseveró que Estados Unidos es “dueño del circo” del organismo hemisférico.
“Estamos contando los días [para abandonar la OEA]”, reiteró varias veces el canciller venezolano, recordando que su país decidió acabar con su pertenencia a la organización ante los golpes continuos en su contra.

“¿Cómo nos van a suspender? ¿De dónde? ¡Ya nos fuimos!”, dijo Arreaza, y bromeó con que Venezuela está dispuesta a “regalar [la OEA a Estados Unidos], si quieren le damos un lacito y se la entregamos (…) Nunca volveremos a ser colonia de nadie”, sentenció.

Arreaza, quien criticó el “ignominioso muro” que quiere construir el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la frontera con México, así como la política migratoria estadounidense, clamó por una unidad de América Latina en contra de Estados Unidos: “‘agresor y actor injerencista’, y en parte culpable de la situación en Venezuela por sus sanciones y supuestas directrices con las que domina la OEA”.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, declarará que, con Nicolás Maduro en el poder, la democracia en Venezuela está muerta, y pidió a los países miembros de la OEA que expulsen a esa “dictadura” del organismo continental.

En tanto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que hará una celebración nacional cuando el país se retire de la OEA, a la que calificó como un ente inútil y un ministerio de colonias del imperialismo.