Croacia vence a Rusia 4-3 en penales y va a semifinales

Cd. de México.-
Croacia apeló de nueva cuenta a los penales para vencer 4-3 al anfitrión Rusia (2-2 en los tiempos extra) y avanzar a la semifinal de la Copa del Mundo.

Ivan Rakitic anotó el penal definitivo que le dio el boleto a su selección para enfrentar a Inglaterra por el pase a la gran final el próximo miércoles 11 de julio.

Una tanda cruel para Rusia y Mario Fernandes, quien al minuto 115 empató de manera milagrosa el juego a 2 goles y después falló su tiro desde los 11 pasos. Nacido en Brasil, pero naturalizado ruso, Fernandes pasó de ser héroe a villano al igual que Smolov, el primero en tirar y errar.

Ambas selecciones habían accedido a cuartos de final por la misma vía ante España y Dinamarca. Hoy también le sonrió el destino a Croacia, que fue más certero. Sólo Kovacic falló su tiro en la serie. A cambio anotaron Brozovic, Modric, Vida y Rakitic.

El partido en el tiempo regular terminó empatado a un gol. Al minuto 31 Denis Cheryshev le dio la ventaja a Rusia con un disparo de media distancia que dejó parado al portero croata Subasic.

Sin embargo, al 39 Mandzukic desbordó por la banda izquierda y en el área chica metió un centro en diagonal que remató de cabeza Kramaric para el 1-1. En el complemento no se hicieron daño.

Sin embargo, al minuto 100 Domagoj Vida remató con la cabeza un tiro de esquina que picó en la cancha, nadie tocó el balón, confusión del portero y gol de Croacia que le dio la vuelta al marcador 2-1.

Rusia se lanzó al frente con más orgullo que claridad y fuerza hasta que al minuto 115 en el cobro de una falta apenas afuera del área Fernandes martillo un centro que se fue a las redes para igualar el juego a 2 en un final de película.

En realidad la selección anfitriona había rebasado las expectativas en su Mundial. No disputaba una instancia de cuartos desde que se desintegró la Unión Soviética.

Bajo esa bandera lo hizo cuatro veces seguidas, de Suecia 1958 a México 1970. Hoy quería seguir soñando, pero ya no fue posible. Croacia le robó esa ilusión.