Alistan consulta para derogar la reforma a la educación

Cd. de México.-
En materia educativa, el gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador derogará por completo la reforma a la enseñanza, en cuanto se tenga un nuevo marco jurídico, así lo aseguró Esteban Moctezuma Barragán, quien fungirá como próximo secretario de Educación Pública.

Para preparar la nueva ley, Moctezuma Barragán explicó que se llevarán a cabo las consultas debidas y serán amplias. “Esto quiere decir que van a participar los maestros, los padres de familia, las autoridades educativas, estatales y federales, los integrantes de los consejos de participación ciudadana en las escuelas”, dijo.

Quien fuera secretario de Gobernación en el sexenio de Ernesto Zedillo indicó también que el tabasqueño pretende que no se lleve a cabo otra reforma como la educativa sin la consulta ciudadana. “Una vez que [AMLO] sea presidente electo, podremos tener un contacto directo con las diferentes instituciones y la consulta se iniciaría de inmediato en todo el país”, añadió. El virtual titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) también observó que la Ley del Servicio Profesional Docente es la que más ha causado problemas.

“Se van a hacer todos los cambios jurídicos necesarios, no puedo decirles cuáles porque para eso queremos la consulta, para tener una discusión profunda de estos cambios”, destacó Moctezuma Barragán.

“En el sistema educativo se han venido recogiendo muchas experiencias y prácticas muy valiosas que no son exclusivas de la reforma y no por eso van a dejar de existir, como la evaluación, la evaluación no empezó con la reforma, de hecho, inició atrás y ningún maestro está en contra de ser evaluado, pero no es adecuada porque la vincularon a cuestiones laborales”, sostuvo.

En conferencia de prensa, los probables titulares del gabinete en los rubros de Educación, Cultura, Función Pública, y Desarrollo Social, ofrecieron un corte de caja de la reunión que sostuvieron este sábado con el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Alejandra Frausto Guerrero habló sobre el proyecto del Centro Cultural que el próximo gobierno pretende establecer en lo que aún es la casa presidencial, Los Pinos. Aclaró que tienen muchas propuestas de cómo llevarlo a cabo, y la más votada hasta ahora es la de un complejo que sirva como representación de todos los estados de la República.

En ese sentido, quien puede convertirse en la próxima secretaria de Cultura federal precisó que pedirán en Los Pinos una cita para poder evaluar qué proyecto es más conveniente implementar para utilizar las instalaciones actuales y no generar un gasto mayor al darle su nuevo uso.

Por su parte, María Luisa Albores González, quien encabezaría la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), abundó en el combate a la pobreza y aseveró que la política social cambiará, puesto que “no será un objeto electoral”.

“Nosotros hablamos de un sujeto con derechos, donde la persona sea participativa, la política será incluyente y democrática, son tres aspectos que tendríamos que fortalecer si queremos sembrar ciudadanía desde el territorio”, expresó.

Al referirse a los programas más destacados de la Sedesol, Prospera y el Programa de Pensión para Adultos Mayores, dijo que se añadiría uno para personas con discapacidad en zonas de extrema pobreza.

Un programa más, que sería prioridad para la siguiente administración, será el de las becas para estudiantes de nivel medio y superior que vivan en zonas marginadas y de alto nivel de pobreza y violencia.

En el rubro de salud, Jorge Alcocer Varela, propuesto para estar al frente de la Secretaría de Salud (Ssa), aseveró que su objetivo es dar atención médica gratuita a los 127 millones de mexicanos que radican en el país, “porque no sólo aquellos que se enferman son a los que debe atender el sector salud, queremos garantizar que haya acceso universal”, explicó.

Destacó que el mayor gasto que realizan los mexicanos es en medicamentos, otro rubro que será prioritario de atajar para la administración. “Lo que cuesta una neumonía, una enfermedad crónica, se vuelve catastrófico porque los mexicanos que más gastan son los que menos tienen, los de mayor poder adquisitivo gastan menos en atender estas enfermedades”, apuntó.